La cadena de supervivencia

La introducción a partir de 1960 de la RCP (Resucitación Cardiopulmonar) moderna ha permitido disponer de un instrumento eficaz mediante el cual cada año se salvan miles de vidas en el mundo.

La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), en su larga trayectoria de compromiso con la formación para la mejor atención del paciente crítico promueve, mediante el Plan Nacional de Resucitación Cardiopulmonar, la formación de profesionales sanitarios y no sanitarios, así como de la población en general, en las técnicas de RCP, ya que actuar con rapidez y metodología mientras los equipos de emergencia acuden a la llamada, puede salvar muchas vidas. Se trata de iniciar la Cadena de Supervivencia.

Esta metáfora fue adoptada hace algunos años por la American Heart Association (A.H.A.) para explicar los distintos elementos que integran la sistematización de la Atención Cardiovascular de Urgencia. Esta cadena cuenta con cuatro eslabones, todos los cuales deben funcionar a la perfección:

1Reconocimiento de la situación de urgencia y activación de los servicios de emergencia

Es el primer eslabón de la Cadena de Supervivencia, incluye el reconocimiento precoz de la víctima y el acceso a la misma con rapidez.

Todas las acciones que se realicen añaden minutos al “intervalo crítico” entre el inicio de la parada cardíaca y el comienzo del tratamiento de emergencia.

2Soporte Vital Básico (SVB) y Resucitación Cardiopulmonar Precoz (RCP)

Estas medidas constituyen el siguiente eslabón en la Cadena de Supervivencia y deben iniciarse inmediatamente después de que se haya reconocido el estado de la victima.

Las técnicas de Resucitación Cardiopulmonar básicas deberían ser realizadas por ciudadanos entrenados más que por los servicios de emergencias, ya que cuando estos lleguen será demasiado tarde; por tanto, es fundamental que la mayor cantidad de personas conozcan dichas técnicas.

3Desfibrilación precoz

Es el eslabón más importante de la Cadena de Supervivencia. Realizado de una forma correcta contribuye sustancialmente en la mejora de los resultados.

Hoy en día, esta Desfibrilación Precoz es posible debido a que los avances tecnológicos permiten disponer de desfibriladores semiautomáticos externos (DESA), que son aparatos portátiles, pequeños, de poco peso, de fácil manejo, incluso por personas mínimamente entrenadas, y que son capaces de diagnosticar la fibrilación ventricular e indicar al reanimador cuándo debe realizar la desfibrilación mediante un choque eléctrico, si éste fuera necesario.

4Soporte Vital Avanzado

Los resultados logrados con carácter inmediato con la Desfibrilación Precoz, se consolidan cuando se asocian, antes de 10 minutos, al conjunto de técnicas de soporte vital avanzado.